Guía a las elecciones en Puerto Rico (2008): Hacia una pequeña revolución

    Una vez más llegamos a las elecciones.  Aunque ha habido un leve cambio de elecciones pasadas con la entrada del nuevo partido Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR), la contienda sigue siendo la misma de las últimas décadas: los populares, los estadistas y los independentistas (incluyendo en los últimos a socialistas no-afiliados).  En general, los partidos se definen como la extensión de la familia, mediante el 'voto integro'.  El no apoyar el partido en una economía en el cual tantos trabajos dependen de posiciones gubernamentales,  sugiere deslealtad y repercusiones económicas.  Algunos analistas racionalizan esta vieja postura al notar que el gobierno compartido el último cuatrienio fue un fracaso y, como 'conclusión', lo recomendable es "el voto integro".  Pero todos sabemos que los partidos no tienen un monopolio sobre la habilidad.  Como en cualquier familia, hay 'buenos' y 'malos' candidatos en cada partido.  Por lo tanto, propongo una pequeña revolución política: vote por candidatos y no por partidos.  

    Tanto el consumidor como el votante tienden a olvidarse de cuanto influye su decisión en sus ámbitos respectivos, la economía y la política.  Usted, al ejercer su criterio de decisión comercial en la compra de productos, determina tanto la calidad y el tipo de productos que se tiene en una economía.  Preciadamente, si usted fuere a escudriñar cada candidato, estaría promoviendo una revolución hacia la meritocracia: un gobierno de los mejores candidatos que podemos tener, que es en fin lo que toda comunidad quiere.  Los partidos no importan mucho en términos de la posturas políticas que tienen; como la cultura, usan esta ideología como justificación para mantenerse en el poder y legitimar su existencia como entidad organizacional.  Pero la posturas de relación política se ha convertido en un irrelevante en la administración cotidiana debido que medio siglo de llamados 'al cambio político' no ha producido nada excepto el continuo desgasto de fondos públicos.  No vote por partidos sino por el "mérito" de los candidatos respectivos.

    La pregunta que naturalmente surge es, "¿Cómo determino el mérito de un candidato?".   Bueno, los criterios son fáciles de establecer, aunque sean algo mas 'difíciles' de evaluar en candidatos particulares.  Se podrían hacer preguntas como las siguientes:  1) ¿Intentó el candidato establecer aquellas cosas a la cuales se comprometió en las elecciones pasadas? 2) ¿Ha sido consistente en sus posiciones públicas respectivo a lo que dijo al principio del cuatrienio?  3) ¿Que leyes fueron de su autoría--sin incluir felicitaciones publicas 4) ¿que educación tiene el candidato?  5) ¿Tuvo algún vinculo con el mundo de las drogas? 6) ¿Tiene el candidato algún conocimiento directo sobre la plataforma que promueve? 7) ¿Se han encontrado irregularidades fiscales en la oficina de ese candidato? 8) Esta lidiando seriamente con problemas graves a largo plazo, como la energía, Etc.

    Ciertamente, la revolución a la cual hago un llamado consiste en un mayor esfuerzo de usted, el votante, que de la 'fácil elección' que ha existido en el pasado (i.e. voto integro).  Pero si queremos una revolución en la política, tiene que haber un "cambio radical" en la manera que uno, como individuo, escoge los candidatos.  Uno tiene que resistir la tentación de hacer una cruz por cada partido que existe: es algo demasiado fácil, pero cuyo impacto es nefasto con respecto al funcionamiento de nuestra democracia.  No nos fuerza a un genuino ejercicio de criterio, del cual la política debería ser testimonio.  (Si usted no ejerce el criterio, entonces no puede quejarse que los políticos no lo hagan tampoco.)  Tan nefasta es la tendencia, que se debería de eliminar de toda papeleta electoral la posibilidad de poner una cruz sobre todo un partido político.  

    Pero, ha ocurrido algo un cambio en el ambiente que facilita grandemente esta decisión--una cosita que tenemos ahora, que no teníamos antes: el internet.  Fácilmente, usted puede ir a varios portales que le suple toda esta información de una manera rápida y efectiva, reduciendo así la dificultad de hacer una decisión responsable del ciudadano.  Podría empezar con el portal de la legislatura, que contiene el registro de las leyes que se han pasado: ;a Cámara de Representantes o el Senado.   (Notamos que la página de busqueda de la Cámara no esta funcionando adecuadamente, probablemente para evitar lo que aquí se esta sugiriendo.)  Vaya a la pagina de los partidos políticos para bajar su plataforma política.  La Comisión Estatal de Elecciones  también tiene un portal con información muy útil.   Hay muchas otras, pero estas son un buen comienzo.  Lo importante es que con el mero hecho de estar buscando información, ya esta empezando a ejercer su criterio.

    ¿Cómo?  ¿Qué dice?  Que es muy difícil mirar a cada candidato y determinar su validez?  Bueno pues, no lo haga. Preocupase principalmente por los candidatos de su distrito solamente.  Si usted vive en Adjuntas, preocupase solamente por los representantes de Adjuntas.  Si usted vive en Patillas, solamente preocupase por los candidatos de ese municipio.  Evalúe a cada uno de ellos con mucho escrutinio, independientemente del partido al cual pertenezcan.  Hagase la pregunta: "¿Ha genuinamente beneficiado el candidato a mi comunidad o a sido un estorbo publico?"  

    Sea lo que sea su conclusion, lo importante es que usted ejerza su decisión como votante para que la genuina meritocracia gane.  Si queremos que Puerto Rico mejore, usted tiene que hacer su propia decisión y no dejar que otros determine por si.  Es la responsabilidad de todo ciudadano.

Add a comment

Comments can be formatted using a simple wiki syntax.

They posted on the same topic

Trackback URL : http://www.ictal.org/index.php?trackback/458

This post's comments feed