Jaime Perelló: jugando a la politica y destruyendo el futuro de Puerto Rico

Se dice que la trama del hombre bueno típicamente resulta en la tragedia. Contrario a las prominente películas hoy dia con impresionantes efectos especiales de Marvel y DC, no todos los cuentos de heroes tienen finales felices, lo que define el aspecto fundamental de toda tragedia en la literatura.  La intención noble es arruinada por mil y un estorbos, frecuentemente dado por personajes inferiores al héroe que buscan solamente su avance o preservación a costo del bien mayor.

Tal parece haber sido lo que le paso a la reforma educación de Eduardo Bahtia.

El senador Bahtia, con diplomas académicos de las mas prestigiosas instituciones universitarias a nivel mundial, bien conoce la importancia de la educación para el futuro bienestar de Puerto Rico.  Sin una contundente base de recursos naturales, la isla tiene que fomentar la obra diestra de mayor calidad posible si quiere tener una esperanza de desarrollo económico.  El gobierno en este sentido no se convierte en el fin de la actividad económica, tal como ocurre al momento donde todos quieren conseguir una puesto burocrático, sino el medio durante el cual se logra la transformación económica.

A esta loable meta, Jaime Perelló, que sin tan siquiera tiene un diploma universitario, le tiro el alicate al motor gubernamental, destruyendo el loable proyecto del senador Bahtia.

Perelló obviamente lo hace para congraciarse con uno de los grupos demográficos/laborales mas grande que existe en la isla: los maestro de Puerto Rico.  “Liderados” por ‘mami’ Aida Diaz, estos temen que perderán sus plazas o beneficios, y por lo tanto la alianza mas funesta entre los dos entes públicos.  Ante el temor, reina la irracionalidad, que es utilizada por Perelló para promover sus intereses personales a corto plazo.

Ciertamente, como señala el previo Secretario de educación Jaime Aragunde en su libro, ‘la educación no lo es todo’.  Aun de Bahtia haber podido realizar su reforma, no necesariamente implica que el futuro económico de Puerto Rico hubiese sido automáticamente arreglado.  No obstante, esta ‘critica’ subestima la primordial importancia de la reforma: sin ella, no hay esperanza alguna de un prospero futuro económico.  La reforma educativa es una causa necesaria, pero no suficiente, del progreso económico de Puerto Rico.

Pero estos son conceptos y temas del cual el Representante Perelló obviamente desconoce por su pobre trasfondo educacional.  Al no haber recibido una educación universitaria, no puede ver ‘mas aya’ de los asuntos inmediatos a los asuntos medulares.  Como describe Platon, Perelló vive en la cueva de sus propias sombras, no sabiendo distinguir entre lo real y lo imaginario, entre la verdad y la mentira, entre lo profano y lo sagrado.

Tal es como el futuro se esta echando a perder—una tragedia personal no tan solo para el Senador Bahtia, sino para toda la nación puertorriqueña.

Perelló acaba de destruir la ‘reina’ en nuestro juego de ajedrez, como describe Antonio Pedreira en su reconocido libro Insularismo.

 

 

Add a comment

Comments can be formatted using a simple wiki syntax.

They posted on the same topic

Trackback URL : http://www.ictal.org/index.php?trackback/862

This post's comments feed