La muerte del nacionalismo puertorriqueño

    El nacionalismo puertorriqueño, aquel sentido profundo de pertenecer a una colectividad particular con sus propio amalgo de valores y atributos, no necesariamente morirá mediante el 'asesinato por oponente'.  En otras palabras, en nacionalismo puertorriqueño, y la rica complejidad cultural que representa, no necesariamente será asesinada por el uso excesivo del FBI norteamericano.  No necesariamente será asesinado mediante la anexión a Estados Unidos mediante un coup d'etat por un partido estadista liderado por Rossello. Tampoco será derrocada mediante el la avaricia corporativa cuyos brazos de pulpo arrebazan la isla, buscando sacarle cada chavito del consumidor ignorante.  Los posmodernistas, que niegan  su existencia o su validez, tampoco la demolerán al piso.  En vez, el nacionalismo puertorriqueño morirá gradualmente, mucho después que sus debates hayan finalizado.  Sufrirá los ataques constantes pero invisibles de la banalidad, sofocado por la trivia.  El colorido movimiento bajo las sombras del rojo flamboyan serán reemplazados por el flujo suave mediante autopistas electrónicas.  El amable saludo en la cafetería local será remplazado por la eternamente presente 'carita de risa' en los programas de chatear.  La apreciación de la neblina mañanera cubriendo las montañas donde el jibaro residió por tanto tiempo tan estoicamente será remplazado por la apreciación de una pantalla de bienvenida en la computadora.  La muerte del nacionalismo puertorriqueño vendrá gradualmente, silenciosamente, e invisiblemente, con el transcurso de las generaciones--sin que jamas se escuche el mero murmullo de protesta.  Sus héroes valientes morirán en completa ignorancia sobre la futilidad de sus nobles esfuerzos.

Add a comment

Comments can be formatted using a simple wiki syntax.

They posted on the same topic

Trackback URL : http://www.ictal.org/index.php?trackback/412

This post's comments feed