Un Pueblo, un pingüino y un simulacro accidental de crisis en Puerto Rico

Hay una tienda de supermercados “Pueblo” que generó un simulacro de crisis en Puerto Rico, sin querer queriendo. Lo mas interesante del evento, por supuesto, fue ver la reacción de las personas ante la eminente escasez—no importa si fuese completamente ficticia debido la abundante presencia de supermercados en toda la zona metropolitana. ¿Que nos dice sobre lo que debería de ser la reacción del gobierno ante una crisis semejante, pero de un irracional pánico fundamentado en temores reales?

    Durante la semana antecedente al cierre vi un vecino, el cual podemos denominarlo como ‘el pingüino’ por su corpulenta forma y manera de caminar tan semejante a la especie aviaría de la Antártida. Nuestro amigo ‘el pingüino’ demostró una conducta sumamente extraña. En raras ocasiones se asombra por ahi, pero toda la semana estuvo regresando del supermercado con su carro lleno de comida. Al principio, le preste poca atención, con tantas responsabilidades y cargos en la mente. Al final de la semana, cuando personalmente fui a Pueblo para mi compra semanal, las gondolas estaban casi vacías.

    Fue extraño ver tantas gondolas vacías debido que la semana antecedente habían estado relativamente llenas. Había notado un nivel de disminución, pero—como tendemos a hacer—presumí que posiblemente tenia que ver con la pérdida de una naviera importante a Puerto Rico. Cuando luego fui el otro dia, todas las gondolas de frutas estaban vacías. Fue entonces que me percate que algo estaba mal, y al preguntar me informaron sobre lo que estaba pasando. “Vamos a estar cerrados por 2 semanas, en lo que nos mudamos de piso.” Ah, super, no hay problema con eso. Llame a unos buenos vecinos que tampoco sabían del fenómeno, para avisarles. Algunos de estos son personas mayores cuya movilidad se les hace difícil.

    ¿Que podemos observar de esta breve descripción?

    1) El supermercado hizo el error de no avisar sus clientes con suficiente tiempo para preparación. Es claro que el anuncio del cierre debiera de haber sido abiertamente avisado con algún anticipo, para que los vecinos se hubiesen podido preparar—quizás con dos semanas de anticipo. Al no hacer esto, la asimetría de información implico que los menos ocupados se enteraran antes de los que cumplen con sus responsabilidades cotidianas.

    2) Aun con abundancia de recursos (supermercados) en la zona metropolitana, algunos vecinos se condujeron irracionalmente. Es claro que para nuestro amigo ‘el pingüino’, una dieta de dos semanas le hubiese venido muy bien a su salud y a su estado mental. No obstante, como una gallina loca corriendo erráticamente de un lado a otro, el vecino se acoplo desigualmente de los limitados recursos que habían en el supermercado—aun cuando claramente no los necesitaba, gastronómicamente y psicológicamente.

    3) Lo que es lo mas perecedero—típicamente lo mas importante—es lo que primero se agotó. Como todos sabemos, ciertas frutas como guineos y melocotones no duran mucho tiempo; las manzanas son mucho mas duraderas en una nevera, pero mucho menos que una lata de piña. Este tipo de producto—lo perecedero—tienden a ser las comidas mas importantes de lo típicamente imaginado, tanto para la saludo como para las vitaminas y minerales. Estos desaparecieron en un dos por tres.

    Bueno pues, ante estas observaciones, que conclusions podemos sugerir con respecto a una política gubernamental cuando venga una genuina escasez?

    1) Ante la conducta irracional de la población durante tiempos de crisis, es imperioso que el gobierno obtenga control absoluto para asegurarse de que lo bienes sean distribuidos equitativamente e racionalmente. No podemos permitir que ‘los pingüinos’ acorralen todos lo bienes, no tan solo cuando claramente no tienen necesidad de los mismos, sino que también previenen que otros con genuinas necesidades los puedan obtener. (Notase que tampoco podemos permitir que aquellos en cargos oficiales usen el gobierno para si mismo obtener ventaja a costo de su vecino.)

    2) Los bienes de alto ‘valor’ e inmediatez tienen que recibir atención especial, debido el carácter ‘cotidiano’ (o relativamente cotidiano) con el cual estos bienes son consumidos o usados. En términos de bienes no-comestibles, lo mas obvio seria el caso de la gasolina—un bien de alta importancia, que permite que los ciudadanos realicen sus funciones sociales con algún nivel de eficiencia. Para ponerlo en contraste, otros bienes cuyo consumo ocurre ‘a largo plazo’—tal como los automóviles—no deberían de estar sujetos a este criterio.

    3) Aunque lo que voy a sugerir es un tema viejo, y que claramente no aplico a nuestro simulacro hipotético, seria el control de precios. Nuestro amigo ‘el pingüino’ podría acapararse de un bien en escasez, para luego venderlo a precios inflados en el mercado. Por lo tanto, le gobierno tiene que interceder para que cualquier distribuidor secundario (privaticio) sea denegado el potencial de abuso económico de sus vecinos.

    Todo esto supone, por supuesto, que nuestros líderes son justos y racionales—presunción que no necesariamente es meritoria. Pero ese, es otro cuento para otro dia.

 

Add a comment

Comments can be formatted using a simple wiki syntax.

They posted on the same topic

Trackback URL : http://www.ictal.org/index.php?trackback/854

This post's comments feed