El fraude (médico) de Ricky


por Rodrigo Fernos



Si usted, como José Juan Barea, fuese ex-esposo de la modelito Zuleyka Rivera, y Zuleyka le pidiese un milloncito mas como pension alimenticia porque su nuevo carro Bentley de $300,00 se le daño, usted estaría en todo su derecho en mandarla para el carajo. Lamentablemente la industria medica esta utilizando esta misma táctica que, como la prostitución, es uno de los trucos mas viejos del mundo.

Hay muchos ejemplos del mismo.

Una de los problemas mas graves con una de las corporación mas grandes del siglo veinte, la AT&T, era que artificialmente inflaba sus gastos de capital antes del cobro para demostrar que sus ingresos o ‘profits’ no estaban por encima de lo normal.  A suponer hipotéticamente que un teléfono cuesta solo $25 en producir, y se puede cobrar solo un 5% de margen de ganancia sobre el mismo. Lo que la AT&T hacia era artificialmente elevar los gastos de producción a (hipotéticamente) $35, para si ganarse tanto un porciento mayor como el precio inflado de producción, específicamente 9X de lo que se hubiese ganado ($11.75 de ganancias en vez de $1.25).

En pocas palabras, se infla el precio de producción, mientras que se da la apariencia de estar cumpliendo con las leyes existentes.

Por las ponencias publicas de los representantes medicos al igual que la industria de seguros medicos, vemos el mismo jueguito ante la Junta de Control Fiscal.  Se le estaba pidiendo un corte de $300 millones a tanto salud como a la UPR, pero ahora mientras que el corte a la UPR va a ascender a mas de medio billon, se le esta reduciendo los recortes a la industria medica.

Cualquier que ha visitado los hospitales de Puerto Rico se da cuenta rápidamente de los enormes gastos innecesarios de los mismos. En vez de intentar de servir al publico, proveyendo un servicio a la par con el bajo ingreso promedia de la isla, todos los gastos se inflan extraordinariamente. Cualquier persona que sabe algo de la temprana historia medica de la isla, no puede sino notar cuan contrario esta filosofía va en contra de las actuaciones del reconocido Bailey  K. Ashford, que tomaba mucho orgullo al señalar que los gastos de su tratamiento medico en contra la uncinariasis (‘anemia’ o ‘hookworm’) era mas de un tercio del precio que se veía en Europa a principios de siglo.

En menos palabras aun, la industria medica tiene un ‘racket financiero’ en Puerto Rico—al cual el gobernado le tiene que poner un pare.

Por supuesto, desconozco por completo que lazos financieros atan a Riardo Rosselló a la industria medica o incluso a su influyente padre Pedro Rossello, que como todos conocemos es un medico que revoco por completo el servicio medico durante  la decada de 1990—seguido por enormes fraudes y escándalos como los del Instituto del SIDA de Yamil Kourie.  Aunque el gobernador no es medico, podríamos sugerir que su estatus como cientifico en el campo de la biologia medica (y sus infamosas células madre) lo atan a la industria.

Lo cierto es que la Junta de Control Fiscal ignora por completo todas estas dinámicas, favoreciendo a quienes tienen mas al quitarle lo poco que le queda al que poco tiene. 

De no querer sufrir el mismo predicamento que su antecesor Alejandro Padilla, le recomiendo al gobernador que actué prontamente para parar estos abusos de poder que se están dando en la Junta de Control Fiscal de Puerto Rico bajo José Carrion III.


Add a comment

Comments can be formatted using a simple wiki syntax.

They posted on the same topic

Trackback URL : http://www.ictal.org/index.php?trackback/1001

This post's comments feed