¿Porqué es el Partido Nuevo Progresista (PNP) tan corrupto?

 
por Rodrigo Fernós



Nunca he conocido un estadista que valga la pena; casi todos con los que me he topado carecen de ética, integridad, y/o un sentido de decencia humana. Esto coincide con los informes comunes de corrupción que históricamente se han dado sobre el Partido Nuevo Progresista--tal como dos del Comite Blue Ribbon (David Noriega), entre tantos otros.  El ínfimo numero de 'pavistas decentes' al igual que el contraste con la alta cultura moral de los fundadores de Estados Unidos (Federalist Papers), da inevitablemente a la pregunta: ¿porqué es el Partido Nuevo Progresista tan corrupto?  No estoy diciendo que no exista la corrupción en otros partidos como el PPD o el PIP, sino meramente que la alta frecuencia de corrupción en su colectividad contrasta chocantemente con los valores que pretenden defender, y por ende la extraña paradoja.

Aquí proveo algunas especulaciones sobre el tema.

1) EL PNP carece de dinero

En contraste con la alianza que el Partido Popular tiene con corporaciones multinacionales que históricamente llegaron luego de la mitad del siglo veinte--quienes rutinariamente llenan sus arcase de fácil dinero artificial--la base económica del PNP es débil. Su alianza con dichas corporaciones es frágil y tenuosa, en parte por sus implicaciones el futuro estatus quo. Como bien reconoció Pedro Rossello y otros lideres estatales, una alianza con dicho sector subestimaría sus fines politicos de que Puerto Rico sea el 51 estado de EEUU.  Ante la necesidad de dinero en las contiendas políticas, buscan este por todas partes. La corrupción del Secretario de Educacion Victor Fajardo se debió en parte a esta dinámica. Fajardo robaba para el partido PNP, pero también para si mismo.

2) Los seguidores del PNP son arrabaleros pobres

Esta contestación esta ligada a la previa. En su búsqueda de seguidores, el PNP hizo un trato con el pobre--particularmente durante la administracion de Carlos Romero Barcelo.  Fue durante su liderato que se logro que millones de dólares de ayudantías federales--agua, comida, luz, hogar--llegaran a Puerto Rico. Aunque este trato también permeaba el PPD, se crudeció en el PNP debido a presiones electorales. La alianza entre el PNP con el pobre puertorriqueño no tan solo logró victorias electorales, sino también resultó en un movimiento de valores culturales de abajo hacia arriba.  La dura condición de vida de los arrabales, carente de dignidad humana, permeó hacia arriba--en gran contraste con el ejemplo histórico de Gran Bretaña.

3) EL PNP incorpora los peores aspectos de la cultura puertorriqueña

Recientemente tuve una horrible experiencia laboral en una institución cultural puertorriqueña, que extrañamente estaba plagada de estadistas (otra extraña paradoja). Lo más chocante que vi fue una dinámica social en el cual la corrupción de un empleado era promovido por su jefa--una mujer mayor sin niños que había adoptado al empleado como si fuera su propio hijo. El amor incondicional de una madre a un hijo es especial, pero solamente dentro de ciertas circunstancias en la cual se encuentra el duro amor condicional del padre. Proyectado a un manganzón cincuentón, dicha dinámica da un cheque en blanco para la peor abuso de poder y chantaje que existe.

4) La carencia de una cultura intelectual y/o profesional dentro del PNP

Uno de los rasgos más distintivos del Partido Popular es su asociación con la elite cultural puertorriqueña. Buen se sabe que el PPD temprano en su historia se convirtió en el partido de la clase media profesional, dominada por los valores de esa strata: el trabajo duro, el análisis critico y la meritocracia. A pesar de todo lo que ha ocurrido en el PPD, este trasfondo cultural todavía permea dicha colectividad, bien demostrado por la Fundacion Luis Muñoz Marin y sus innumerable aportaciones culturales.  Ningún gobernador del PNP desde sus comienzos es caracterizados tan prominentemente por estos rasgos, no importa de como se le quiera pintar en libros de historia.

5) El estado militar estadounidense en Puerto Rico del siglo XX

Los argumentos de Jorge Rodriguez Beruff sobre el significado de las guerras en la relación Puerto Rico-Estados Unidos dan sobre el punto en el blanco, destacando cómo el gigante al norte ha utilizado la isla no tan solo como un botín de guerra, sino también como una aliado forzoso en sus relaciones internacionales. No cabe duda alguna sobre la relación entre las fuerzas policiacas puertorriqueñas con las fuerzas militares dentro de la isla--una razón por el cual los ataques de Filiberto Ojeda fueron tan simbólicamente importantes.  Esta relación no se fundamenta en una de orígenes o valores comunes, sino básicamente sobre la fuerza. No hay debate entre las partes de cómo Estados Unidos quiere que Puerto Rico actúe, sino mera instrucciones: haz esto "or else". Ciertamente las relaciones internacionales son complicadas y ciertas circunstancias de emergencia de guerra no se prestan para mucho debate. No obstante, la constante amenaza que caracteriza la relación entre "David y Goliath" subestiman los reclamos de genuina democracia entre las partes--fenómeno representado otra vez por el PNP.








Add a comment

Comments can be formatted using a simple wiki syntax.

They posted on the same topic

Trackback URL : http://www.ictal.org/index.php?trackback/1633

This post's comments feed