El problema con lo digital

    Cuando uno compra un martillo, uno consigue un objeto físico cuyos rasgos no cambiaran.  El martillo esta hecho de madera--la manigueta--y de metal--el 'martillo' per se.  Cada vez que uno usa el instrumento para realizar una acción, a decir darle un clavo en la cabeza, uno razonablemente espera que el martillo se comporte en la misma manera cada vez que uno realice dicha acción.  El impacto de un pedazo de acero duro y pesado, cuyo momentum dará a un patrón de resultados predecible.  El clavo entrará en los pedazos de madera, uniendolos para forma una coyuntura estable y coherente que durara por muchos años.   Tendremos estas actitudes implícitas hacia el clavo, también un objeto tecnologico físico: conductas consistentes y predecibles. 

    No tal para lo digital.

    Aquellas entidades que existen en 'bits and bytes' de unos y ceros, sean estas imágenes, documentos, programas, 'browsers' y hasta sistemas operativos, no se comportan en esta manera.   Son cajas negras mágicas que fácilmente pueden ser modificadas y transformadas sin el conocimiento inmediato del usuario.  Esto es lo que le da sus rasgos únicos, que pueden ser usados para fines positivos como negativos.  Un martillo digital no necesariamente tiene que comportarse en la misma manera consistente  que su análogo físico se comporta--este se puede estirar, hacer transparente, o puede pegarle a un millón de clavos de un mismo tiro.   

    Mientras que este poder ha permitido la creación de mundos mágicos en las películas que parecen romper con las restricciones de la realidad física, poco es considerado como esta misma flexibilidad de programación puede ser utilizada para doblar objetos y relaciones de larga duración en el mundo físico--particularmente los programas que realizan propósitos reales para personas reales.  Objetos digitales podrán parecer que se comportaran en la misma manera predecible no necesariamente se comportaran así por el resto de sus días; nuestra creencia con respecto a su solidez es actualmente una proyección de nuestra experiencia en el mundo físico a su mundo digital.  Cuando uno considera el aumento en el uso de programas y computadoras en lo cotidiano, esta nueva dinámica puede llegar a escenarios sumamente nocivos con respecto al abuso de poder.  Uno mas uno no necesariamente iguale a dos (2) en el mundo digital. 

    Una seria consideración de los posibles abusos de poder implícitos en el nuevo mundo digital significa que es de alguna importancia que se escriba legislatura inmediatamente para proteger consumidores y, mas generalmente, el abuso de poder por aquellas instituciones que controlen la tecnología. 

Discusiones sobre el mismo tema

URL de retroenlace : https://www.ictal.org/index.php?trackback/374

Fuente de los comentarios de esta entrada