El problema con los criterios de evaluación académica: articulos de 'peer review'


por Rodrigo Fernós



Hay algunos bueno amigos que insisten que los principales criterios de evaluación académica residen en la publicación de artículos en revistas evaluadas por pares, o lo que en inglés se conoce como 'peer review'.  Tengo tantos problemas con esta noción, particularmente sobre como se manifiesta aquí en Puerto Rico, que entiendo que amerita un pequeño ensayo.

Uno de los problemas con el criterio es que presume igualdad de condición entre los múltiples campos en la universidad.  Cualquier evaluación rigurosa de los recursos bibliotecarios  indica muy claramente la disparidad en la distribución de los mismos.  Por ejemplo, mientras que existen un gran numero de fuentes en la historia del Caribe o de Puerto Rico, la atención que se le ha brindado a la historia de la ciencia o de la tecnología es mínima.  (La disparidad es peor cuando consideramos que muchas fuentes han sido hurtadas de la misma biblioteca, al igual que los limites presupuestarios del momento que prohibe la adquisición de nuevos recursos.)  Aunque siempre se puede usar el 'pretexto' de la obtención de recursos mediatne prestamos interbiliotecarios, lo cierto es que hay limites en dichos prestamos y que típicamente son lentos en recibir. 

Un factor que no se incorpora en la publicación de artículos, es el sacrificio monetario que entra en la obtención de recursos. Aquellos de nosotros cuyas fuentes son negligentes y escasas en los recursos bibliotecarios universitarios, tenemos que gastar una inordinaria cantidad de dinero pagando personalmente por los mismos.  Es decir, la mera publicación de un articulo no indica a prima facie  la dificultad y el sacrifico con el cual se obtuvo dichos materiales.

Igualmente podemos señalar que los niveles de rigor entre las disciplinas varia enormemente, y el esfuerzo necesario para la producción intelectual entre estos es desigual.  Sin dar la impresión que estamos atacando los antropólogos, es cierto decir que he visto artículos que son meras reflexiones de experiencias en el extranjero. (Lamentablemente, he visto 'artículos' de historiadores que tienen parecidos niveles de dedicación.)  Cierto a decir que leer unos veinte libros es mucho más dificultoso que meramente narrar y ponderar sobre un viaje al extranjero.

Pero quizás el problema más grande que tengo con el criterio es la presunción de igualdad y ecuanimidad en la academia que esto implica. Aquí tengo que entrar en algunos de los múltiples abusos que sufrí cuando estudie en al escuela graduada, tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos.

Mientras tomaba una clase con Aline Helge en la Universidad de Texas (Austin), realicé una investigación sobre la relativa ausencia del racismo en el Caribe Hispano.  Recopile múltiples fuentes primarias sobre la experiencia de norteamericanos en el Caribe Hispano, en particular Cuba y Puerto Rico.  Estos estaban sumamente impresionados con el relativo trato igual que se les daba. En el sur de Estados Unidos, los afroamericanos tendían a ser sumamente sumisos ante los blancos a principios del siglo veinte.  Por contraste, norteamericanos observaron matrimonios entre mujeres blancas y hombres negros, al igual que la falta de actitud sumisa que la raza negra demostraba antes sus pares blancos.

Cuando entregue el borrador del ensayo a tanto la Profesora Helge como a una estudiante--procedimiento que todos en el seminario teníamos que hacer--en la próxima clase Helge le pidió al estudiante que le entregara copia del ensayo. Ella  aparentemente no soportaba que un estudiante se atreviera a refutar las conclusiones de su propio libro, cosa que obviamente raya en la liberad de expresión en al academia.

El mero hecho de pensar que una persona como ella tenga el poder de evaluar la validez de un articulo mío  'llora ante los ojos de Dios'. Es decir, los académicos no son santos de devoción, y como seres humanos tienen su propias agendas ideológicas. Es decir, no todos cumplen con los criterios de rigor, integridad o honestidad en la academia--criterios que son de mayor fundamento e importancia que el 'peer review' pero que tiende a ser ignorado.

Puedo brindar un ejemplo de la academia puertorriqueña.  Cuando presente mi primera propuesta de tesis doctoral sobre la historia de telecomunicaciones en el programa graduado de historia en la UPR (Rio Piedras), personas sin experiencia alguna en la historia de la tecnología tuvieron el atrevimiento de otorgarse la osadía de opinar superficialmente sobre el tema.  Recuerdo bien cuando la profesora Mayra Rosario se opuso, alegando que el valor de la tecnología siempre es obvio.  En otra ocasión, lo encontré algo chocante que Juan Giusti estuviese haciendo recomendaciones sobre 'buenos libros de telecomunicaciones' sin tener experiencia alguna en el campo. Como Jared Kushner, este parece haber hecho una búsqueda simple en Amazon, y haber recomendado la primera cosa que vio en la pantalla.

Ante estas anécdotas, es bastante obvio que el criterio de 'publicación por pares' carece del rigor y peso del cual se le amerita al momento.  Que cada uno publique con su nivel de rigor, y que los expertos en los particulares campos sobre el cual escriban debaten y evalúen sus hallazgos e interpretaciones. 

A mi entender eso seria lo mas justo ante la realidad de la academia contemporánea.

Discusiones sobre el mismo tema

URL de retroenlace : https://www.ictal.org/index.php?trackback/1560

Fuente de los comentarios de esta entrada