El racismo de Palmira

El racismo de Palmira
por Rodrigo Fernós


En la recién emitida sección Noticel Investiga titulado "El racismo en Puerto Rico", pobremente preparado por Jailenne Rivera (https://www.noticel.com/noticel-investiga/20200702/noticel-investiga-el-racismo-en-puerto-rico/), se entrevisto a la Profa. Palmira N. Ríos González (UPR Rio Piedras). Esta alegó que toda política anti-discriminatoria y anti-racista tenía que ser medida por sus resultados; específicamente, el porciento de Afro-Puertorriqueños en la academia, por ejemplo.

Tenemos que tomar un breve momento para señalar cuan profundamente racista es esta postura, al igual que señalar cuan dañina es para la academia y para todo Puerto Rico en general--de ser implantada universalmente en el gobierno y exigida en la industria privada.


Dichas posturas originalmente fueron emitidas durante la década de los 1970, ya siendo  fuertemente criticadas en aquel entonces por académicos como Seymour Martin Lipset, un sociólogo de la política, y Thomas Sowell, un intelectual afroamericano de Estados Unidos.

wheel of fortune.jpg, Jul 2020


En 1974, Lipset indico cuan anti-americano era la postura de exigir quotas laborales por grupo, que lejos de representar igualdad de condiciones, de hecho representa el retorno a valores ascriptivos europeos coloniales elitistas revocados por la Revolución Americana. (https://t.co/9918fvNN6R?amp=1)

Durante la historia de Estados Unidos, nunca se había exigido una igualdad de resultados, sino meramente la igualdad de oportunidad dentro de un sistema justo y competitivo. La desigualdad qua fenómeno es una condición natural de toda sociedad y por ende no era el problema que intentó resolver la Revolución Americana. Siempre van a haber algunos que son mas ricos y pobres que otros; el problema principal es asegurarse que la igualdad fuese establecida dentro de un marco competitivo justo (o lo que conocemos como meritocracia)--a tal punto que se convirtió en una intrínseca ideología del entorno politico Norteamericano desde su fundación.

Es decir, aunque la nación de Estados Unidos siempre se había caracterizado por la ideología de la igualdad, los derechos eran universales por individuo, NO POR GRUPO--lo cual naturalmente se presta para la irracionalidad de la ley como señaló Thomas Jefferson en multiples instancias. Es decir, leyes racionales aplican a todos por igual, y generar excepciones a la misma (como ahora lo intentan hacer grupos minoritarios y las féminas) generaba un sistema social inherentemente injusto--el mismo rechazado por la Revolución Norteamericana. La vieja Europa colonial del cual Estados Unidos se había salido tenia valores 'ascriptivos' conservadores en el cual el estatus socioeconómico era inherente al individuo (por condición de origen), en comparación con la ideología de acción y agencia del individuo en Estados Unidos, resultado de su labor y esfuerzo. Lo importante no era quién eras sino lo que hacías en el sistema de valores Norteamericanos.


POR ENDE, cuando la Profesora Palmira Rios, afro-puertorriqueña, reclama un derecho inherente a una plaza universitaria debido al color de su piel ('por resultado'), trágicamente esta internalizando el sistema de valores que permeaba el sistema esclavista colonial.  Mientras que los esclavistas blancos reclamaban un estatus inherente a base de una raza blanca, Palmira Rios ahora lo hace a base de su raza negra.  Trágicamente, en vez de destruir el ciclo de racismo vicioso de la esclavitud colonial, lo único que esta haciendo es perpetuándolo, invirtiendo los papeles con la 'raza negra' por encima y 'todos los demás' por debajo.

Usando la lógica de la Profa. Palmira Rios, podríamos 'concluir' que mientras mas oscuro sea el color de la piel de una persona, mas elevado debería de ser su rango socioeconómico debido a un 'derecho inherente' de un particular oficio o posicione--una postura patentemente absurda cuyo impacto al desarrollo de Puerto Rico seria nefasto de ser implantado. El frágil estado en el cual se encuentra la meritocracia en Puerto Rico seria completamente derrumbado.

La postura de la Profa. Palmira Rios trágicamente internaliza los valores ascriptivos de la esclavitud, en vez de rechazarlos por unos basados en un sistema justo meritocrático--y por ende es inherentemente racista.

Discusiones sobre el mismo tema

URL de retroenlace : https://www.ictal.org/index.php?trackback/2057

Fuente de los comentarios de esta entrada