‘Hace años hicimos el primer estudio sobre las apps de rastreo de contagios y nos decían que era ridículo’

‘Hace años hicimos el primer estudio sobre las apps de rastreo de contagios y nos decían que era ridículo’
Fuente: El Pais



En febrero, la investigadora Kate Farrahi recibió un extraño email desde Singapur. Farrahi es miembro del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Southampton (Reino Unido) y su trabajo se centra en el cruce entre inteligencia artificial y salud. “Le escribo desde Singapur, donde dirijo un equipo de 500 desarrolladores del Servicio Digital del Gobierno”, decía el email. El autor y jefe de ese equipo, James Bay, era el encargado de crear una app de rastreo de contagios con bluetooth para combatir el coronavirus: “Nuestra labor ha sido parcialmente inspirada por su trabajo Rastreo de contactos epidémicos usando rastros de comunicación'”. Ese era el título de un artículo científico de Farrahi y otros de 2014. Farrahi apenas lo recordaba. A los pocos días Bay y Farrahi tuvieron una charla por Zoom para resolver dudas técnicas. El equipo de Bay acabó lanzando la primera gran app de rastreo de contagios del mundo, modelo teórico de las que han venido después.

Días más tarde, Manuel Cebrián, investigador del Instituto Max Planck en Berlín, recibió otro correo electrónico de un ex colega del MediaLab del MIT (Massachusetts Institute of Technology). El viejo amigo quería su número de teléfono para meterle en un grupo de WhatsApp: “Entré y todo el mundo me está esperando”, explica. “Era un grupo de gente que quiere hablar del paper. Yo les dije ‘qué paper’. Y ellos: ‘el rastreo de contagios’. Allí había CEO, multimillonarios, gente de seguridad nacional de muy arriba. Era un grupo muy intenso que discutía cosas muy atrevidas”, explica. Cebrián no puede dar más detalles de los participantes. Invitó a Farrahi al grupo para que contestara las preguntas más técnicas. Durante los días del confinamiento allí se discutían ideas estrambóticas entre gente con los medios para llevarlas a cabo. “Era muy loco al principio. Ahora se ha calmado. Se ha dividido. Al principio había como ocho grupos de gente tratando de resolver distintos problemas”, añade Farrahi.

Una de esas opciones era el rastreo de contagios por bluetooth. Hoy está basada en un sistema creado por Google y Apple y es de momento la gran esperanza tecnológica para combatir la pandemia. España la usa en un programa piloto en La Gomera lanzado a principios de julio. Alemania tiene el proyecto más serio hoy con una app con más de 15 millones de descargas que empieza a trazar anónimamente los primeros positivos. En Singapur, sin embargo, antes de la intervención de Apple y Google para facilitar el funcionamiento del bluetooth en los móviles, la app no logró atajar los contagios.



Cont'd.

LINK:
https://elpais.com/tecnologia/2020-07-12/hace-anos-hicimos-el-primer-estudio-sobre-las-apps-de-rastreo-de-contagios-y-nos-decian-que-era-ridiculo.html


Discusiones sobre el mismo tema

URL de retroenlace : https://www.ictal.org/index.php?trackback/2060

Fuente de los comentarios de esta entrada