La otorgación de plazas en la UPR: ejercicio de contraste


Fuente: Claridad



Como muchas personas, regresé a Puerto Rico luego de terminar un doctorado (en mi caso, de la Universidad de Chicago) para encontrarme ante una Universidad de Puerto Rico (UPR) que no podía comprometerse con abrir plazas. Aquellas personas que regresaban, de desear continuar en el sistema universitario, debieran entrar en una situación laboral altamente precaria.

La situación laboral de los docentes sin plaza – como conocemos a aquellas personas que imparten cursos en la universidad pero que no cuentan con una plaza, un nombramiento permanente – se caracteriza por la inestabilidad y la precariedad. La mayoría cuenta con contratos de 4 meses y algunos días (lo que constituya el semestre). Esto que significa que, aunque enseñen en ambos semestres del año académico, permanecen sin empleo y sin salario casi cuatro meses al año. No es inusual que tengan que solicitar al desempleo durante este tiempo muerto moderno.

La mayoría, también, cobra por debajo del nivel de pobreza, pues se le niegan contratos a tiempo completo, lo que equivaldría a enseñar cuatro clases en un semestre. Muchas veces, los docentes sin plaza terminan con varios “contratos a tiempo parcial”, uno por cada recinto en el que trabajan. Según el Reglamento de la UPR, esto debiera significar que, por ser nombramientos dentro del sistema de la UPR, se les concederá un contrato a tiempo completo, y pagársele como tal. La administración universitaria, sin embargo, solo sigue los reglamentos cuando le conviene, o cuando nos perjudica. No es poco común encontrar a docentes sin plaza enseñar varias jornadas a tiempo completo, pagadas como si fueran a tiempo parcial.




Cont'd.

LINK:
https://www.claridadpuertorico.com/la-otorgacion-de-plazas-en-la-upr-ejercicio-de-contraste/


Discusiones sobre el mismo tema

URL de retroenlace : https://www.ictal.org/index.php?trackback/2201

Fuente de los comentarios de esta entrada