La maravilla del mercado


por Josué Montijo/ ENDI



En el número 3 de la calle Bailester, Singapur, existe un local comercial de lo más sugerente. Se llama The Fragment Room y, según su página web, está diseñado para que los ciudadanos -tan ocupados y estresados por sus asuntos cotidianos- puedan tener su momento de desahogo y gratificación instantánea.

La oferta es sencilla, económica y servida en un horario súper conveniente.

El local se compone de pequeños espacios en los que la clientela, bate de béisbol o pata de cabra en mano, puede destrozar cuantos objetos desee. Actividad idónea, dicen, para desatar la furia y alivianar las frustraciones de la rutina diaria en un ambiente seguro y estrictamente controlado. Incluso el cliente es asistido por un empleado entrenado para lanzarle platos, vasos, envases, botellas y aparatos electrónicos. La variedad es ilimitada. Y como la empresa es una con responsabilidad social cada objeto usado luego es reciclado.




Cont’d.

LINK:
https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/lamaravilladelmercado-columna-2381824/


Discusiones sobre el mismo tema

URL de retroenlace : https://www.ictal.org/index.php?trackback/1344

Fuente de los comentarios de esta entrada